Mis pequeños museos favoritos

Durante los últimos dieciocho meses, he viajado por el mundo buscando objetos relacionados con la historia del cristianismo. En el transcurso de mi viaje, he visitado algunos de los museos más importantes del mundo. Y así como he disfrutado de estas instituciones de primer nivel, también me he beneficiado de una manera especial al visitar museos más pequeños. Mientras que los grandes museos tratan de contar la historia de épocas y civilizaciones enteras, sus pares más pequeños normalmente tienen objetivos mucho más modestos: contar la historia de un período más corto o la de una sola persona. A menudo hacen muy bien su trabajo. He aquí algunos de mis “pequeños” museos favoritos de todo el mundo.

Casa Museo de Wilberforce en Hull, Inglaterra. Este museo que se encuentra en la casa en la que William Wilberforce vivió cuando niño muestra una cantidad de artefactos relacionados con su vida, entre ellos, prendas de vestir y partes de su biblioteca. Mejor aún, cuenta la poderosa historia de sus esfuerzos por abolir el comercio de esclavos en el Atlántico. La joya de la colección es la réplica del barco de esclavos Brookes que aparecía notoriamente en la historia de la abolición. Además, se encuentra una copia del arcón itinerante de Thomas Clarkson (con el original en el Museo de Wisbech y Fenland).

Museo de Livingstone en Livingstone, Zambia. Este es uno de los dos museos que hay en el mundo dedicado al misionero y explorador David Livingstone (aunque el otro, que se encuentra en Escocia, está cerrado actualmente por renovaciones). El museo en Zambia tiene una muestra bastante extensa dedicada a Livingstone e incluye una gran cantidad de sus posesiones, desde fusiles, prendas de vestir hasta artículos que él llevaba durante sus viajes. También hay una vasta colección de sus cartas. Además de las poderosas Cataratas Victoria, este museo puede ser el mejor lugar turístico de Livingstone.

Torre Conmemorativa de Hudson Taylor en Zhenjiáng, China. Este monumento a Hudson Taylor abrió hace menos de un año, por eso no es tan conocido aún. Además, sucede que se abrió en un momento en que la clase de turistas que estarían más interesados en él evitan viajar a China. Los únicos objetos que contiene que están directamente relacionados con Hudson Taylor son su lápida y la de su esposa — lápidas que estuvieron perdidas durante muchos años y, junto con los cuerpos, acaban de ser recuperadas. Sin embargo, tiene algunas muestras maravillosas sobre la historia de las misiones cristianas en China y la centralidad de la oración en las misiones. (Nota: creo que necesitas hacer una cita para visitar este lugar; y debes ponerte en contacto con la Iglesia Xuande Church para hacer los arreglos correspondientes.)

Casa de Misiones “The Elms” en Tauranga, Nueva Zelanda. The Elms es una histórica casa de misiones de la Church Missionary Society. La estación fue establecida en 1838 por Alfred Brown, quien afirmaba con algo de humor, que terminó de construir su biblioteca antes de edificar su casa. Brown fue exitoso en su obra misionera, pero la vio desmoronarse casi por completo cuando las tensiones entre el gobierno y los nativos Maoríes desencadenaron una guerra abierta. La casa, finalmente, se convirtió en una residencia privada; pero recientemente, un fideicomiso la compró y la abrió al público. La ubicación es hermosa y el conservador, entendido y amigable.

Lutherhaus en Wittenberg, Alemania. Lutherhaus (La casa de Lutero) es un museo en el Monasterio Agustino, otrora conocido como “El claustro negro”. Esta fue la casa de Martín Lutero, primero como un monje católico romano y luego como pastor protestante. Aunque no posee una vasta colección, cuenta con varios objetos importantes que son dignos de ver. Mi favorito es una caja de indulgencias, aquellas por las que Juan Tetzel recorrió toda Alemania, lo que llevó a Lutero a escribir sus 95 Tesis.

La mayor parte de la habitación en la que Lutero llevaba a cabo sus famosas “mesas de discusión” permanece tal cual era hace quinientos años.

Musée du Désert en Mialet, Francia. Este museo está dedicado al período del “desierto” en el cual los hugonotes protestantes de Francia se encontraban bajo una persecución intensa por parte de la iglesia católica romana y los gobernantes franceses que estaban bajo la influencia de la iglesia. Cuenta con muchos artefactos históricos, entre ellos, púlpitos disfrazados de barricas para vino y espejos diseñados para ocultar una Biblia. También muestra un lugar secreto donde un pastor se podía ocultar mientras las autoridades derribaban su casa para buscarle. También, recomiendo visitar el museo cercano Musée du Vivarais protestant, que se encuentra en la casa familiar de Pierre y Marie Durand.

Cementerio de Misioneros Extranjeros de Yanghwajin en Seúl, Corea del Sur. El cementerio es el lugar de descanso de un conjunto de misioneros cristianos en Corea, muchos de los cuales experimentaron grandes sufrimientos mientras llevaban a cabo sus ministerios. Resulta muy conmovedor caminar entre las tumbas y considerar a la cantidad de hombres, mujeres y niños que están enterrados allí. Además, en los terrenos hay un excelente museo moderno que representa un poco de la historia de la fe cristiana en Corea, con un énfasis particular en la Biblia.

La Nueva Sala en Bristol, Inglaterra. La Nueva Sala es el edificio metodista más antiguo del mundo. Fundada por John Wesley en 1739, fue durante muchos años la Iglesia Metodista más importante  fuera de Londres. El edificio aún se utiliza para llevar a cabo servicios de adoración, pero es mejor conocida como el museo del Metodismo y el lugar donde se guardan los archivos metodistas. El museo cuenta con una cantidad de artefactos interesantes, aunque no tantos como los que se encuentran en el Museo del Metodismo en Londres. La casa de Charles Wesley se encuentra a unos pocos pasos de distancia y se abre a los visitantes mediante una cita previa.

He aquí, brevemente, un par de museos más:

  • Museo de William Carey en la Universidad de Serampore en Serampore, India. Mucho de la pequeña colección es (literalmente) basura o kitsch, aunque hay algunos objetos importantes. Se encuentra en los terrenos de la Universidad que Carey fundó.
  • El Museo Cristiano de Corea en Seúl, Corea del Sur. Este museo, que se encuentra en los terrenos de la Universidad de Soongsil, posee una riqueza de objetos relacionados con la historia del cristianismo en Corea.
  • Museo de John Bunyan en Bedford, Inglaterra. Este museo dedicado a Bunyan raya en lo cursi en ocasiones, pero tiene algunos artículos únicos y significativos del autor de “El progreso del peregrino”.
  • Museo de la Arquitectura de Bath en Bath, Inglaterra. Este museo, alojado en una Antigua iglesia, cuenta con varios objetos —los únicos de los que tengo conocimiento— que están relacionados con la filántropa cristiana Selina Hastings, Condesa de Huntingdon. También podrás ver el púlpito (donde George Whitefield predicó con motivo del servicio de dedicación) y tres águilas de piedra encargadas por Hastings en honor a los miembros de la familia.
  • El Museo de Billy Graham (Billy Graham Center Museum) en Wheaton, Illinois. En los terrenos de la Universidad de Wheaton, este museo cuenta la historia del cristianismo en los Estados Unidos con un enfoque especial en uno de los alumnos de Wheaton, Billy Graham. Posee varios artefactos fundamentales de su vida, entre ellos su púlpito itinerante de alta tecnología (para su época).