No hay una plataforma lo bastante alta

[dropcap]C[/dropcap]uando lo que buscas es la plataforma, cuando consideras el tamaño o la popularidad de tus seguidores como la medida de tu éxito, al final inevitablemente encontrarás que no hay una plataforma lo bastante alta. Ningún éxito cumplirá jamás tus ambiciones perfectamente.

Cuando lo que estás buscando es reconocimiento, elogio de tu arduo trabajo, elogio de tus habilidades, de tu sabiduría o tus contribuciones, no puede haber ninguna recompensa que te llene lo suficiente. Siempre habrá un reconocimiento más que querrás y uno más que creerás que necesitas.

Cuando el tamaño de tu congregación motiva tus acciones y actúa como tu objetivo, ni siquiera una megaiglesia te dejará satisfecho. No hay iglesia lo suficientemente grande. Incluso si la iglesia está abarrotada, y aun si se expande para tener diversas localidades en la ciudad, aún así seguirás sintiendo un vacío.

Cuando es el dinero lo que te motiva y lo que te promete alegría, tu satisfacción por el dinero te dejará vacío. Si crees que tu alegría llegará tan solo con un aumento salarial, encontrarás que esa alegría estará siempre fuera de tu alcance. No hay riqueza tan grande. Siempre anhelarás un poco más.

Cuando es la oficina del jefe lo que te promete realización y satisfacción, cuando es el puesto más alto en la firma más prestigiosa, ningún cargo te dejará satisfecho. No hay ninguna posición y no hay bonificaciones o beneficios lo suficientemente grandes como para satisfacer tu deseo de alegría.

Cuando las posesiones te ofrecen la promesa del gozo, encontrarás que incluso las mejores cosas así como las más bonitas no te darán satisfacción. Puedes llenar tu casa, el sótano, el garaje, tu depósito con lo mejor que el dinero puede comprar, pero el dolor dentro de ti no se irá.

Cuando lo que deseas son invitaciones a conferencias, nunca habrá una conferencia lo suficientemente grande. Nunca habrá una multitud lo suficientemente grande. Nunca habrá un grupo suficiente de fans admiradores. Nunca habrá un lugar lo suficientemente lejano adonde viajar. La satisfacción seguirá siendo frustrante y difícil de alcanzar.

Cuando es la venta de libros lo que impulsa tus ambiciones y te promete alegría, nunca habrá un libro que vendas lo suficientemente bien. Incluso un éxito de librería y una invitación a una presentación matutina en la televisión te seguirá dejando la sensación de vacío.

Cuando es la satisfacción sexual la que te promete verdadera realización, ningún amante llenará esa satisfacción. Tampoco una sucesión de amantes cumplirá con ello. Cada episodio y cada persona solo aumentará tu deseo de aquello que no se puede encontrar. No hay placer sexual que te llene lo suficiente.

No importa tu meta, no importa tu dios: no podrán traer satisfacción duradera. En este mundo, el mundo de Dios, este tipo de deseos nunca fueron diseñados para dar la mayor satisfacción. Por el contrario, todos los placeres de este mundo están destinados a señalar más allá de sí mismos a la satisfacción que solo se encuentra en Dios. La alegría más profunda que este mundo ofrece y la única alegría duradera que este mundo ofrece es la que nace de la búsqueda constante del reino de Dios en lugar del tuyo.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en Challies.com.