El  31 de mayo se celebra el día de Pentecostés, según el calendario litúrgico cristiano. Soy de aquellos que no prestan mucha atención a este calendario. Creo que es en parte una reacción, a veces inconsciente, contra los abusos de este calendario practicado por la Iglesia Católica.

Pero el hecho es que esta fecha, el día de Pentecostés, está razonablemente establecida en la historia. Pentecostés fue la fiesta de los judíos celebrada 50 días después de la Pascua. Y fue durante tal celebración que el Espíritu Santo de Dios vino sobre los apóstoles y 120 discípulos en Jerusalén, unos 50 días después de la muerte del Señor, de acuerdo con Hechos 2: 1-4. Es por esta razón, por lo tanto, que los cristianos están interesados ​​en esta fecha y no por la fiesta de Pentecostés en sí.

La venida del Espíritu en aquel día marcó el comienzo de la iglesia cristiana. Sin embargo, este evento, que fue de la misma magnitud que la muerte y resurrección del Señor Jesús, terminó siendo objeto de controversias en medio del cristianismo, a pesar de la existencia de un buen número de puntos en común entre los cristianos con respeto al Pentecostés.

Acuerdos

Podemos, por ejemplo, aceptar que la venida del Espíritu representó el comienzo de la iglesia cristiana. Estamos de acuerdo en que vino a capacitar a los discípulos con poder para predicar el Evangelio al mundo y que Él habita en la iglesia de Cristo, es decir, en todos los que están verdaderamente regenerados.

Confesamos que Él concede dones espirituales al pueblo de Dios, que nos ilumina, santifica, guía y consuela en nuestras tribulaciones. Estamos de acuerdo en que debemos buscar la plenitud del Espíritu a través de la oración. Creemos que nuestros pecados entristecen al Espíritu. Sabemos que el Espíritu nos sella para la salvación, que es la promesa, la garantía que Dios nos da de que heredaremos Su Reino.

Desacuerdos

Sin embargo, a pesar de este gran consenso, las diferencias de comprensión permanecen en varios aspectos de la obra del Espíritu y el significado histórico-teológico del Pentecostés.

Encontraremos hombres de Dios, serios, dedicados y usados ​​por Dios en ambas posiciones. Aunque brevemente, enumeraré algunas de estas diferencias y expresaré mi opinión.

Significado histórico

En cuanto al significado histórico de Pentecostés. Para muchos, lo que sucedió en Pentecostés es un paradigma, un modelo y un patrón para hoy. Ellos entienden que la venida del Espíritu, el revestimiento de poder y los idiomas hablados por los apóstoles están hoy disponibles para la iglesia tal como sucedió ese día en el aposento alto en Jerusalén. Quienes lo creen de esta forma se caracterizan por la búsqueda constante de esta experiencia. Para ellos, la iglesia estuvo sin Pentecostés durante casi dos mil años, y fue solo en 1906, en el llamado renacimiento de Azusa Street 312, en Los Ángeles, Estados Unidos, que Pentecostés regresó a la iglesia, y se ha repetido constantemente entre los cristianos  de todo el mundo.

Por otro lado, hay quienes piensan de manera diferente, como yo, por ejemplo, pero creen que podemos experimentar la plenitud y el poder del Espíritu Santo hoy. Lo deseo y lo busco constantemente. Sin embargo, no creo que cada “llenura” que yo u otro hermano tengamos sea una repetición de Pentecostés, sino más bien una apropiación personal de ese evento, que sucedió de una vez por todas y no puede repetirse. Pentecostés fue el cumplimiento de las promesas de los profetas del Antiguo Testamento de que el Mesías derramaría Su Espíritu sobre Su pueblo.

Así fue como Pedro lo entendió, afirmando que el descenso del Espíritu era el cumplimiento de las palabras de Joel (Hechos 2). Pentecostés es un evento en la historia de la salvación y, como la muerte y resurrección de Cristo, no se repite. Y así como continuamos beneficiándonos de la muerte y resurrección del Señor hoy, continuamos bebiendo y llenándonos de ese Espíritu que ha venido de una vez por todas para permanecer en la Iglesia. Y creo que en este punto, todos podemos estar de acuerdo.

Llenura del Espíritu

Tampoco hay consenso sobre cómo designar la llenura del Espíritu. Algunos hermanos llaman a la experiencia de plenitud y revestimiento de poder “bautismo con el Espíritu”.

Otros, entre los cuales me incluyo, no estamos seguros de que esta designación sea la más correcta. Nadie discute que debemos buscar esta plenitud. Siempre quiero ser lleno del Espíritu. Pero no creo que debamos llamar a la llenura “bautismo”.

Mis razones para esto están en un artículo que escribí comparando la posición de John Stott y Martyn Lloyd-Jones. Concuerdo con Lloyd-Jones, quien enfatiza la necesidad de buscar esta llenura como una experiencia diferente de la conversión, pero me quedo con Stott al no llamarla “bautismo”. A pesar de la diferencia en la nomenclatura, creo que estamos juntos en este punto de que todos necesitamos estar constantemente llenos del Espíritu de Dios.

Sobre las lenguas y los milagros

También hay una diferencia con respecto a los signos milagrosos que acompañaron el descenso del Espíritu en el día de Pentecostés, de acuerdo con Hechos 2. Algunos creen que hablar en lenguas es el signo externo del descenso del Espíritu en una persona. Por lo tanto, buscan esta experiencia constantemente y alientan a los nuevos conversos a hacer lo mismo.

Sin embargo, no encuentro suficiente evidencia en la Biblia para convencerme de que la plenitud del Espíritu siempre será seguida por el hablar en lenguas y que debemos tratar de hablar en lenguas como uno de los mejores dones. En Pentecostés hubo otras señales además de lenguas, como el sonido de un viento feroz y la aparición de lenguas de fuego, señales que aparentemente no se repiten en las experiencias de hoy.

Mi dificultad y la de muchos otros es que no vemos en las cartas del Nuevo Testamento ninguna orientación, orden o dirección para aquellos que ya son creyentes sobre buscar el bautismo con el Espíritu seguido de hablar en lenguas. Lo que encuentro son órdenes de ser llenos del Espíritu, caminar en el Espíritu, vivir en el Espíritu y cultivar una vida en el Espíritu.

Este punto es más controvertido y eleva los ánimos más que los anteriores. Sin embargo, existe un consenso entre nosotros de que sin los dones del Espíritu, la Iglesia no tiene forma de llevar a cabo su misión aquí en este mundo.

Solo lamento que, a pesar de que tenemos tantas cosas en común en cuanto al Espíritu, terminemos divididos por una actitud de arrogancia espiritual por parte de aquellos que creen que sólo ellos conocen el Espíritu, y por la actitud de soberbia de aquellos que se consideran teológicamente superiores a los ignorantes que viven basados en experiencias.

Mi oración es que todos los que verdaderamente creen en el Señor Jesús y lo aman de todo corazón, a pesar de las diferencias, glorifiquen al Padre y al Hijo por haber enviado al Espíritu Santo para santificar, capacitar y usar a Su Iglesia en este mundo.