Soldados de Jesucristo

Plan de Dios para la sexualidad | Parte 3

En los artículos anteriores, vimos cómo actúa la inmoralidad en aquellos que han caído en sus redes, con ello tratamos de conocer un poco más para poder aconsejar a nuestros hijos, y que estos sepan cómo actuar cuando están siendo tentados a pecar.

Hace unos días veía caricaturas con mis hijos, con dolor y asombro me percaté que gran parte de las imágenes son sumamente sensuales, hay caricaturas donde ya están integrando parejas homosexuales y/o travestis. El mundo cada vez trata de adoctrinar a nuestros hijos a que la vida “desenfrenada” es lo mejor, es normal, y quienes nos oponemos a ella somos retrógrados queriendo imponerles nuestra ideología a como dé lugar.

Para cerrar esta serie quiero que ya sea que seas soltero, casado o padre de familia recordemos lo siguiente:

Dios ve

Pues los caminos del hombre están delante de los ojos del Señor, y El observa todos sus senderos”, Proverbios 5:21.

Nada hay oculto a los ojos de nuestro creador, nada se le escape de las manos y nada hay que Él desconozca. Siendo hombres y mujeres temerosos de Dios, sabemos que Dios nos ve, que nada hay oculto a Él, eso lejos de volvernos paranoicos nos debe hacer frenar y recordar que, aunque nadie más sepa del pecado de inmoralidad (en este caso) Dios si lo sabe.

Hablemos con nuestros hijos solteros y casados, para que ellos eviten la inmoralidad pues Dios sabe todo (Jer. 23:24). Nuestra vida y su vida está delante de Jehová, y mientras pequemos, nos exponemos a su juicio divino.

No seas esclavo del pecado

Tanto nosotros, como nuestros hijos, debemos recordar que el pecado nos esclaviza. El pecado de inmoralidad es uno de los que más cuesta superar, esclaviza a todo aquel quien lo practica.

De sus propias iniquidades será presa el impío, y en los lazos de su pecado quedará atrapado”, Proverbios 5:22.

¡Huye de la tentación! 

Aleja de la extraña tu camino, y no te acerques a la puerta de su casa”, Proverbios 5:8.

La inmoralidad cada día es más aceptada en la sociedad y continuamente nuestros hijos están siendo bombardeados con ella. La mejor forma de evitar ser presa de ese pecado es hacernos conscientes de la debilidad de nuestra carne y ¡huir de la tentación! (2 Tim 2:22). No podremos taparle los ojos todo el tiempo a nuestros hijos, no podremos cambiarle el canal al televisor en el momento preciso, tal vez tampoco podremos bloquear alguna página en Facebook sin que ellos la hayan visto por unos momentos, llegará un tiempo en el que ellos tomarán la decisión de seguir por el camino de la santidad o desviarse de él; pero sí podemos enseñarles por la Palabra que somos criaturas caídas y aunque redimidas, nuestras debilidades pueden entenebrecer el entendimiento y llevarnos a tomar las decisiones incorrectas que a su vez, nos llevan por el camino de la destrucción.

¡Huye de la tentación! Toda tentación empieza en la mente y el corazón. ¿Qué debe haber entonces en la mente y el corazón para evitar caer en tentación? Deben estar saturados de la Palabra de Dios como se nos exhorta en Colosenses 3:16 para que de este modo, todos nuestros pensamientos, ideas y tentaciones estén sometidos a ella.

Nosotros somos o debemos ser, ejemplo para nuestros hijos: deberán vernos confiando en Dios, llenándonos con Su Palabra y viviendo en victoria a través de Cristo. Es necesario que vean que no solo abrimos la Biblia los domingos en la iglesia, sino que la abrimos y vivimos los siete días de la semana. Es este ejemplo vivido y por la dependencia en la gracia de Dios, que ellos pueden soportar en el día de la prueba. Deberán recordar y confiar que Dios no permitirá que sean tentados más de lo que puedan soportar, pero para ello deben vivir sujetos a Dios. (1 Cor 10:13)

Cristo da libertad 

Porque Él nos libró del dominio de las tinieblas y nos trasladó al reino de su Hijo amado, en quien tenemos redención: el perdón de los pecadosColosenses 1:13-14.

Cada persona es responsable de su pecado, nuestros hijos deberán saber que tienen la oportunidad de decir “NO” al pecado, de huir de la tentación y de ser librados de pecar para no ser esclavos de él. Pero también deberán recordar que si ellos han sido ya presas de la inmoralidad, tienen la oportunidad de salir de ahí porque Cristo nos da libertad.

“La vida en Cristo es una vida victoriosa. No porque tú hayas ganado nada,  sino porque Cristo ya ganó todo por ti.

Y es que cuando reconocemos que hemos pecado, que la culpa fue nuestra por no haber resistido a la tentación, nos arrepentimos y buscamos el perdón de Dios, Su hijo Jesucristo aboga por nosotros y Él es fiel y justo para perdonarnos y librarnos de toda maldad. (1Juan 1:9)

Un último recordatorio a nuestros hijos

“Hijo mío, huye de la tentación, no te acerques a su casa ni por curiosidad, no permitas que lo atractivo de ella te seduzca, recuerda lo hermoso que es la santidad de Dios, Su presencia en tu vida. Huye de la tentación porque ella es una mentirosa, una ladrona que roba lo mejor de la vida, roba la felicidad, roba la honra; por eso no busques fuera de casa lo que Dios te ha dado por gracia, mantente puro, bendice tu lecho, cuida tu mente no te obsesiones con todo aquello que puede desviarte del propósito divino y natural que Dios tiene para tu vida. Dios ve hijo mío, no seas esclavo del pecado, huye… huye de la tentación antes de que sea demasiado tarde, llena tu mente y corazón con la Palabra de Dios pues Cristo te ha librado del poder de las tinieblas, eres libre por gracia no olvides cuán amado eres…”

En Su Gracia.

Karla Martinez

Karla Martinez es una blogger en SoyMujerDeValor.com, donde comparte herramientas para apoyar a las mujeres en su caminar con Dios. Miembro de la iglesia Bautista Ebenezer en Puebla, MX. Vive Renovada, Fortalecida y Plena al lado de su esposo Jorge Carlos.

Karla Martinez

Karla Martinez es una blogger en SoyMujerDeValor.com, donde comparte herramientas para apoyar a las mujeres en su caminar con Dios. Miembro de la iglesia Bautista Ebenezer en Puebla, MX. Vive Renovada, Fortalecida y Plena al lado de su esposo Jorge Carlos.

Suscríbete a nuestro Boletín

Suscribete y no te pierdas nada

Suscribete y no te pierdas nada

Recibe diariamente nuestro contenido en tu correo electrónico. ¡No enviamos spam!

Te has suscrito. Pronto tendrás noticias de nosotros.