La mayoría de nosotros confesaríamos libremente que Dios es soberano. No lo negaríamos. Pero es la aplicación de Su soberanía, de que Dios tiene el control de todas las cosas, lo que tiende a darnos un poco de problemas, en particular con la idea de contentamiento. 

La doctrina de la providencia de Dios dice que Dios ordena todo lo que sucede. Y todo, como dice el catecismo de Heidelberg, viene a nosotros como si viniera de Su propia mano paternal. Eso se convierte en un marco, una lente, para que podamos ver el mundo que nos rodea.  

La providencia es como caja de herramientas llena de instrumentos que nos ayudan a depender de Dios 

Entonces, si, por ejemplo, estamos afligidos con algún tipo de enfermedad o una condición física, el cristiano comprende que vivimos en un mundo roto, que este mundo está lleno de pecado, y una de las repercusiones del pecado es la aflicción física: la enfermedad 

Pero también entendemos que Dios está trabajando en medio de este mundo roto, para nuestro bien y para Su gloria. Entonces, podemos ver nuestra aflicción física como una herramienta para ayudarnos a ser más dependientes de Dios. 

¿Por qué vino la enfermedad? Vivimos en este mundo roto. Pero Dios es soberano, ya sea que lo haya permitido o incluso ordenado con el propósito de nuestro bien.  

Cuando medito en la soberanía de Dios y en la satisfacción, tengo que mirar las circunstancias de mi vida y entender que Dios ha permitido que estas cosas vengan por mi propio bien. 

Aquí se me ocurre otro ejemplo. Pienso en personas solteras que desean casarse.  

Es natural que alguien que quiere casarse se sienta inquieto. Pero esa inquietud debería llevarnos otra vez a la pregunta: “¿Qué tiene que ver Dios con esto?”  

Si Dios es soberano, entonces me ha permitido ser soltero en este momento, a pesar de que tengo el deseo de casarme. 

En lugar de quejarse y estar descontentos, reflexionar sobre esta pregunta nos lleva a orar y preguntarle a Dios si quisiera traernos un cónyuge. 

La soberanía de Dios podría decirnos que el matrimonio es algo que está fuera de Su voluntad en este momento, pero podemos descansar en Dios sabiendo que, en Su amor, lo ha ordenado. 

Dios lo ha hecho todo bien

Y así, ya sea por enfermedad física, matrimonio o incluso un deseo de otro trabajo que pague las facturas, la tentación podría ser el descontento. En lugar de descontentarse, piense en la soberanía de Dios; sepa que esto es lo que Él ha provisto en este momento, y puede descansar en Él.  

Sí, puedes orar, puedes ir a trabajar y buscar oportunidades. Pero haga todas esas cosas de una manera que no se queje, sino que descanse en la soberanía de Dios. Y luego, cuando llega el nuevo trabajo, el cónyuge o la curación, podemos alabar a Dios por haberlo hecho, y que nos ha hecho sentir más contentos en el camino.