¿Predicó Jesús el evangelio en el infierno durante su muerte?

¿La Biblia dice a dónde fue Jesús por tres días entre su crucifixión y resurrección? A través de los tiempos, algunos cristianos han enseñado que durante esos dos días entre el Viernes Santo y la mañana de la Pascua Jesús fue al Hades a predicar el evangelio a las personas, basado en 1 Pedro 3:18-22:

Porque también Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne pero vivificado en el espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, quienes en otro tiempo fueron desobedientes cuando la paciencia de Dios esperaba en los días de Noé, durante la construcción del arca, en la cual unos pocos, es decir, ocho personas, fueron salvadas por medio del agua. Y correspondiendo a esto, el bautismo ahora os salva (no quitando la suciedad de la carne, sino como una petición a Dios de una buena conciencia) mediante la resurrección de Jesucristo, quien está a la diestra de Dios, habiendo subido al cielo después de que le habían sido sometidos ángeles, autoridades y potestades.

Ahora, en mi opinión, hay varios problemas al interpretar esto diciendo que Jesús predicó el evangelio en el infierno o el hades durante esos días. Permíteme explicarte con un par de razones.

 En primer lugar, contradice claramente pasajes de la Escritura. La Biblia dice en varias partes que hay un abismo entre el cielo y el infierno, como se muestra en Lucas 16:26 con la parábola del hombre rico y Lázaro. “Y así como está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio,” Heb 9:27

Jesús le prometió al ladrón en la cruz (Lc 23:43) “hoy estarás conmigo en el paraíso”. Los santos del Antiguo Testamento no fueron al hades y mucho menos al infierno. El purgatorio no existe en la Biblia. Por el contrario, Jesús dice que los creyentes del Antiguo Testamento fueron a lo que llamó “el seno de Abraham” (Lucas 16:22)

Además, el cuerpo de Jesús permaneció en la tumba. Solo su alma pudo haber visitado el infierno. Sin embargo, Jesús clamó en la cruz “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” en Lc 23:46. Sin mencionar ningún tipo de desvío al hades o al infierno.

En segundo lugar, ¿1 Pedro dice en sí que Jesús visitó el infierno el hades durante esos días? Yo creo que no.

1 Pedro no dice que Jesús predicó el evangelio a todos en el hades, dándoles una oportunidad de arrepentirse. Solo mencionó a Noé y su familia. Pedro no dice literalmente que Jesús haya ido al infierno, todo lo que dice es que estaba presente en espíritu como en los días de Noé. En otras palabras, el fue predicado antes de Su encarnación. De hecho, Pedro lo explica así: “este juicio, por el cual Noé y su familia fueron salvos por medio del agua es un tipo de bautismo en Cristo”.

Cristo es nuestra Arca. Pedro dice que el bautismo significa que Jesús cargó nuestro juicio y nos escondió a salvo en el mismo. Pedro advierte a sus lectores a entrar en Jesús, el arca de la salvación para evitar el diluvio del juicio final de Dios que está por venir, y esta advertencia se hubiera perdido por completo si tuviese en mente a Jesús predicando el evangelio en el infierno. Esto no tendría ningún sentido a su audiencia. Las buenas noticias es que Jesús experimentó el infierno en la cruz por nosotros.

Lo principal es que Jesús, el eterno hijo de Dios, en nuestra humanidad fue colgado en una cruz maldita, juzgado por la ley de Dios y condenado como pecador aunque no hizo nada malo. Esto lo hizo por nosotros. Sufrió el infierno en nuestro lugar.

El infierno es el juicio de Dios y es eso lo que Jesús sufrió. Entonces, solo en ese sentido, él sí fue al infierno, no solamente espiritualmente sino también en su persona, cuerpo y espíritu.

Esto es exactamente lo que Pedro dice anteriormente en 1 Pedro 1:1-12:

“Acerca de esta salvación, los profetas que profetizaron de la gracia que vendría a vosotros, diligentemente inquirieron e indagaron, procurando saber qué persona o tiempo indicaba el Espíritu de Cristo dentro de ellos, al predecir los sufrimientos de Cristo y las glorias que seguirían. A ellos les fue revelado que no se servían a sí mismos, sino a vosotros, en estas cosas que ahora os han sido anunciadas mediante los que os predicaron el evangelio por el Espíritu Santo enviado del cielo; cosas a las cuales los ángeles anhelan mirar”

El fue a la cruz y luego fue glorificado y resucitado en tres días. No sé cómo imaginas una horrenda imagen del infierno que la cruz. Dios el Hijo, colgando de una cruz maldita sufriendo por los pecados de millones de personas. No puedes tener una imagen más vivida del infierno. Pedro dice “Te lo estoy diciendo ahora y esto fue predicado también con anterioridad.”