Preguntas de Isaac Watts para pastores – Parte II

Aquí están las partes 3-5 de las preguntas de Isaac Watt para ministros jóvenes. Como mencioné anteriormente, los ministros mayores también pueden beneficiarse de este tipo de investigación interna. Si estas preguntas parecen ser demasiado meticulosas, argumentaría que la razón se encuentra más en la debilidad de nuestros días con respecto al ministerio pastoral que en cualquier tendencia hacia la introspección pesimista en los días de Watts. 

De constante oración y dependencia 

  1. ¿Me “entrego a la oración, así como al ministerio de la Palabra”? (Hch. 4:4). 
  2. ¿Me hago consciente de orar diariamente en secreto, para poder así mantener una conversación santa con Dios, y también, para poder aumentar el don de la oración? (Mt. 6:6) 
  3. ¿Me propongo ofrecer “oraciones, súplicas e intercesiones para todos los hombres”, en particular para nuestros gobernantes y para mis compañeros de trabajo en el ministerio, y para la iglesia de Cristo, y especialmente para aquellos a quienes predico? (1 Tim. 2:1; Rom. 1:9-10; Fil.1:4). ¿Busco en la oración, dirección divina y ayuda en mis estudios y en todos mis preparativos para el público? ¿Y ruego por el éxito de mi ministerio con Dios, en quién están todas nuestras fuentes de agua viva? (Ef . 3:14-19; Fil. 1:8-9). 
  4. ¿Alguna vez mantengo sobre mi espíritu un profundo sentido de mi propia insuficiencia para estas cosas, para que incluso pueda depender y esperar el poder de Cristo para obtener ayuda y éxito? (2 Cor. 2:1, 3:5; 2 Tim. 2:1) 

De la abnegación, la humildad, la mortificación y la paciencia 

  1. ¿Me esfuerzo por complacer a todos los hombres para su bien, y no hacer todo para complacerme a mí mismo? (Rom. 16:2). ¿Pero para llegar a ser todo para todos, para que pueda ganar sus almas, en la medida en que sea consecuente con ser verdadero y fiel a Cristo? (1 Cor. 10:23; 9:19-22). 
  2. ¿Me comporto ante los hombres, “no como un señor sobre las riquezas de Dios, sino como un siervo de todos por el amor de Cristo?” ¿Y los trato no como tener dominio sobre su fe, sino como un ayudante de su alegría? (2 Cor. 4:5; 1:24). 
  3. ¿Soy “amable y paciente con todos los hombres, con mansedumbre que instruye a los que se oponen?” (2 Tim. 2:24-25). 
  4. ¿Me “apruebo a mí mismo en todas las cosas como un ministro de Dios con mucha paciencia poseyendo mi propia alma “, y teniendo el gobierno de mi propio espíritu? (2 Cor 6:4). 
  5. Como hombre de Dios, cuyo negocio es celestial, huyo de la codicia y del deseo desmedido de ganancia; ¿No busco tanto mis cosas como las de Cristo? (1 Tim. 6:10-11). Pero teniendo comida y vestimenta, ¿he aprendido con eso a contentarme? (1 Tim. 6:8). 
  6. ¿Estoy dispuesto a “soportar la dureza como buen soldado de Jesucristo”? (2 Tim. 2:3 ). ¿Y estoy aprendiendo a soportar lo que Dios me llama, “por el bien de los elegidos, para que puedan obtener la salvación con gloria eterna?” (2 Tim. 2:3-10). 
  7. ¿Estoy cada vez más fortalecido contra la vergüenza y el sufrimiento por el testimonio de mi Señor Jesucristo? (2 Tim. 1:8-12). 
  8. ¿Estoy dispuesto a “gastarme y gastarme por el bien de la gente, o incluso a ofrecerme, como sacrificio por el servicio de su fe? ¿Y no considero nada preciado para mi para que pueda cumplir el ministerio que he recibido del Señor Jesús”? (Fil. 2:17; 2 Cor. 12:15; Hch. 20:24). 

De conversación 

  1. Es siempre mi empeño “mantener firme la verdadera fe y una buena conciencia juntas, y para no hacer naufragar una, también debería perder la otra”. (1 Tim. 1:19). 
  2. “¿Y de esa manera camino para ser un “ejemplo de cristiano, en palabra, en conversación, en caridad, en fe, en pureza”? (1 Tim. 4:12); ¿Que en “todas las cosas puedo mostrar a mí mismo un patrón de buenas obras”? (Tit. 2:7). 
  3. ¿Me esfuerzo por caminar rectamente entre los hombres y no hacer nada por parcialidad? (1 Tim. 5:21). 
  4. ¿Es mi conversación enriquecedora y religiosa para ministrar la edificación a los oyentes? (Efe. 4:29). 
  5. ¿“Evito las lujurias juveniles y sigo la justicia, la fe, la caridad y la paz con todos los que invocan al Señor con un corazón puro? (2 Tim. 2:22). 
  6. ¿Evito, en la medida de lo posible, las diversas tentaciones a las que puedo estar expuesto y observo los tiempos, los lugares y la compañía que son peligrosos? 
  7. ¿Practico el deber cristiano de amor y caridad para aquellos que difieren de mí en la opinión, e incluso “bendicen y oren por los que son mis enemigos”? (Rom. 12:14; 14:1). 
  8. ¿Me muestro a mí mismo como administrador de Dios, no obstinado, no iracundo, no dado a la bebida, no pendenciero, no amante de ganancias deshonestas, sino hospitalario, amante de lo bueno, prudente, justo, santo, dueño de sí mismo? (Tit. 1:7-8). 
  9. ¿Me esfuerzo diariamente “para no ofenderme en nada, para que el ministerio de sea puesto en culpa”? (2 Cor. 6:3). 
  10. ¿Me cuido en todos los tiempos, lugares y conversaciones para hacer y soportar lo que se requiere de mí, para probar completamente mi ministerio y para adornar la doctrina de Dios mi Salvador? (2 Tim. 4:5; Tit. 2:10).