He recibido esta pregunta en el blog, pero ahora más a menudo en mi iglesia de parte de los visitantes. Es un escenario común. Te mudas a una nueva zona. Te instalas en tu nueva casa y en tu trabajo. Matriculas a los niños en la escuela. Establecerse en una iglesia local a menudo se convierte en una tarea larga y complicada. Después de considerar todas las iglesias que deseas conocer, aquí hay 4 preguntas que debes hacerte para limitar la búsqueda y tomar una decisión.

¿Es esta una iglesia donde mi familia será alimentada regularmente por la Palabra de Dios?

Esta es la primera pregunta que debes hacerte. No tan solo que sean fieles a la Palabra de Dios, sino también debes considerar si esta es una iglesia donde la predicación y la enseñanza son tales que mi alma y las almas de mi familia serán alimentadas por la forma en que la Palabra de Dios es enseñada y predicada. En otras palabras, ¿es la dieta regular y estable de la congregación la predicación expositiva a través de libros de la Biblia? En mi opinión, la predicación expositiva en una iglesia no responde automáticamente la pregunta, pero es un buen lugar donde comenzar y evaluar.

¿Es esta una iglesia donde estoy convencido de que el cuidado de mi alma será una prioridad?

¿Tiene esta iglesia verdaderos pastores/ancianos que ven su tarea principal como el cuidado espiritual y la supervisión de las almas de los miembros? En otras palabras, sólo porque tengan una predicación bíblica poderosa, no significa que cada miembro individualmente será atendido de manera regular. Pregunta a los pastores. Pregunta a otros miembros de la iglesia. No necesitarás mucha investigación para saber si esto es una prioridad para el liderazgo de la iglesia.

¿Es esta una iglesia donde mi familia experimentará un significativo compañerismo cristiano y ayuda para seguir a Cristo en un discipulado?

Para saber esto, se requerirá un poco de compromiso con una iglesia por un tiempo para construir relaciones, asistir a algunos eventos de la iglesia y conocer a algunos de los pastores y el liderazgo. Sin embargo, debes tener una expectativa realista ya que aún no eres miembro, así que no esperes ser tratado como tal.

¿Es esta una iglesia donde puedo servir al pueblo de Dios y usar mis dones para su beneficio?

Te ayudará saber cuál es tu don y cuáles son algunas de las necesidades de la iglesia, pero a menudo hay muchas necesidades que puedes llenar simplemente con tu presencia y compromiso. Además, no asumas que sabes cuáles son esas áreas de necesidad por tus limitadas observaciones. Pregúntate qué ministerios existen y dónde ves que encajan tú y tu familia.

Considerar una iglesia para membresía será un proceso diferente para cada persona, será diferente para cada persona y familia, dependiendo de las iglesias en la zona y los esfuerzos que sean hechos, pero deberías ser capaz de conocer las respuestas a estas preguntas a los pocos meses de asistir a una iglesia si te dedicas al proceso. Si puedes responder afirmativamente a las 4 preguntas, es una buena posibilidad de que hayas encontrado tu próxima iglesia. Te animaría a que, si encuentras una iglesia así, no te retrases sino que procures hacerte miembro.

Nota final importante:

Finalmente, hay un elemento esencial que debe existir en este proceso. Es la clave para poseer la intencionalidad requerida en esta búsqueda. Y es: un constante sentimiento de inquietud que debe existir en ti sabiendo que tú y tu familia no están en alianza con una iglesia local y no están bajo la autoridad de pastores que cuidan de sus almas. La libertad y la ausencia de responsabilidad que muchos experimentan en la búsqueda de una nueva iglesia pueden causar una complacencia pecaminosa. En otras palabras, no lleguen a estar cómodos siendo una de las ovejas de Dios que se ha alejado de la comunión del rebaño y de la responsabilidad de los pastores de cuidarles, aunque en este momento la búsqueda de iglesia sea interesante y emocionante.