¿Quién es el dios del mormonismo? 

La próxima vez que hables con algún mormón, te darás cuenta de que aunque usamos los mismos términos, no nos referimos a lo mismo. Los mormones tienen diferentes definiciones de evangelio, arrepentimiento, salvación, gracia, infierno y prácticamente cada término dentro de una conversación. Si fallas al definir tus términos explícitamente, fácilmente podrías abandonar la conversación pensando que ambos están completamente de acuerdo. (Pregunta, ¿qué quieres decir con eso? Temprano y seguido! 

El término “Dios” no es la excepción. De hecho, es la diferencia más fundamental entre la teología Cristiana y Mormona.  

Un hombre exaltado 

La clave para entender el dios del mormonismo es que es de la misma especie que nosotros; solamente que estamos en una etapa más temprana de desarrollo. Aquí tenemos una frase de José Smith:  

¡Dios una vez fue como nosotros ahora; y es un hombre glorificado, y está sentado sobre su trono allá en los cielos! Ese es el gran secreto. Si el velo se partiera hoy, y el Gran Dios que sostiene al mundo en su órbita, y quien sostiene todos los mundos y todas las cosas por su poder se manifestase a sí mismo, digo que si lo vieras hoy, lo verías en la forma de un hombre, así como vosotros os halláis en toda la persona, imagen y forma misma de un hombre ya que Adán fue creado en la misma imagen y semejanza de Dios, y recibió la instrucción, caminó y conversó con Dios, así como cualquier hombre habla y se relaciona con alguien más…  

Les diré cómo Dios llegó a ser Dios. Hemos imaginado y supuesto que Dios era Dios desde toda la eternidad. Refutaré esa idea, y quitaré el velo, para que puedan ver que una vez fue un hombre como nosotros; sí, que el mismo Dios, el Padre de todos nosotros, habitó en la tierra, como lo hizo el mismo Jesucristo…  

De acuerdo con la doctrina oficial del mormonismo, el término Padre Celestial no ha sido siempre un dios. Inicialmente fue como nosotros (algunos dicen que fue un pecador y otros piensan que nunca pecó), pero que siguió un plan (así como nosotros también debemos seguir un plan) para alcanzar la divinidad. (Mira aquí para saber más cómo la doctrina mormona está conectada a su visión del evangelio). El tiene un cuerpo físico como nosotros y no es un ser tripartita, en cambio, el Padre, el Hijo y el Espíritu son seres completamente separados- tres dioses por separado.  

Problemas bíblicos  

Al clarificar las diferencias entre las perspectivas cristiana y mormona, tener algunos versículos listos para discutir.  

Isaías 43:10 dice, “Antes de mí no fue formado otro dios, ni después de mí lo habrá.” Este verso es un problema para la comprensión mormona del Padre y del Hijo, y mucho menos para los dioses que precedieron al Padre y los fieles Mormones que serán exaltados a la divinidad en el futuro.  

Isaías 44:8reitera, “¿Hay otro dios fuera de mí, o hay otra Roca? No conozconinguna».Nuevamente, esto contradice la perspectiva mormona de que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son tres dioses diferentes y que el Padre tiene un dios por encima de si mismo.  

Salmos 90:2habla de cómo Dios siempre ha sido Dios:  Antes que los montes fueran engendrados, y nacieran la tierra y el mundo, desde la eternidad y hasta la eternidad, tú eres Dios. 

1 Reyes 8:27 contradice la idea de que Dios tiene un cuerpo físico: Pero, ¿morará verdaderamente Dios sobre la tierra? He aquí, los cielos y los cielos de los cielos no te pueden contener, cuánto menos esta casa que yo he edificado. 

Problemas filosóficos  

Además de los problemas bíblicos, la concepción mormona de Dios sufre de problemas filosóficos.  

No puede haber un retroceso infinito de dioses No puedes tener un dios que tenga un dios padre por siempre y para siempre. Tiene que existir una causa primera que sea auto existente, y que no dependa de otra cosa. Por definición, esa causa es mayor que cualquier dios que nació como hombre y que se convirtió en dios. ¿No es ese Dios primero, sin causa y auto existente el que queremos adorar? 

La ley moral es mayor que el dios de los mormones En la teología mormona, Dios se perfeccionó a si mismo al seguir una serie de reglas morales (entiéndase, el “plan de salvación” provisto por ese dios). Aquellas reglas no brotaron de su carácter; en cambio, el conformó su carácter a esas reglas porque esas reglas eran mayores que el mismo. Entonces, ¿de dónde surgió la ley moral si todos los dioses se han estado conformando a ella? Nuevamente, reiteramos la necesidad de un ser auto existente, de cuyo carácter haya salido la ley moral.  

El dios mormón no es infinitamente perfecto Muchos mormones creen que todos los dioses están aun progresando- nuestro dios está más avanzado que nosotros, su dios es más avanzado que él, etc. Pero si Dios está mejorando cada vez, entonces no es perfecto ahora; y si no es perfecto ahora, ¿entonces es posible para él cometer errores? ¿Cómo podríamos adorar un dios como ese?   

El Dios número uno  

Yo quiero adorar al primer y único dios, el trino Padre, Hijo y Espíritu Santo que ha existido eternamente en amor y hermandad, el Dios que era antes de todas las cosas y trajo a existencia todas las cosas, el Dios cuyo carácter es el fundamento de la ley moral, el infinito y eternamente perfecto Dios.  

Esta historia de Mormons in Transition me atrapa:  

Tim Schmall tenía un sentido natural del único Dios soberano. Cuando tenía doce años o menos, recuerda que le dijeron que “el Dios que ellos tenían, según la teología mormona, es uno de muchos dioses”. Tim luchó con esta idea y luego preguntó “¿Quién es el Dios número uno?” La respuesta que recuerda haber escuchado fue: “No lo sabemos, así que no preguntamos”, o “No hay un número uno, y si lo hay, no importa”. No tenemos nada que ver con él”. Tim recuerda haber estado “realmente angustiado y decepcionado por ello”. Recuerda “volver a casa, tener miedo y estar molesto y arrodillado para orar, y orando a escondidas así: ‘Esta oración es para el Dios número uno. “Ojalá pudieras ser mi Dios”. 

Hoy día existen mormones que sienten secretamente este deseo por el “Dios número uno.” Sea dios atrayendo a tu amigo o familiar a El mismo! Cuéntales del Dios que amas. 


* No asumas que cada mormón con el que hables tenga la misma perspectiva que la doctrina oficial de la iglesia SUD. Al igual que los que están en iglesias cristianas, muchos en las iglesias SUD carecen del conocimiento teológico y han escogido ideas de la cultura. Asegúrate de hacer las preguntas para sacar a la luz sus creencias personales y responderlas.