Me emociona ver más libros escritos originalmente en español para la iglesia, pero me emociona mucho más un libro sobre la iglesia escrito en español y sobre todo desde el contexto de América Latina.

Leí El Cuerpo de Cristo en medio de los días más difíciles que la iglesia en el mundo ha enfrentado en cientos de años, este es un libro pertinente y necesario que nos conduce a alabar al Señor por el regalo de la iglesia, esa que expresa la gloria de Dios incluso cuando no puede reunirse.

Escrito por el pastor Sugel Michelén, autor de uno de los libros más importantes sobre predicación expositiva disponibles en español, De Parte de Dios y delante de Dios, este libro es también un regalo para la iglesia, es la importancia de la membresía eclesiástica desde la perspectiva de alguien que ha estado involucrado en ella por más de 40 años.

¿De qué trata El Cuerpo de Cristo?

El libro responde a una pregunta principalmente: ¿Por qué debo ser miembro de una iglesia local? A lo largo de diez capítulos, el autor hace un recorrido por toda la biblia, mostrando no solo las razones sino la necesidad de todo creyente de pertenecer a una iglesia local.

El libro es también  una respuesta al espíritu de la época, en palabras del autor una generación predominantemente individualista y consumista. La perspectiva bíblica de la iglesia es contracultura en todo sentido, lo triste es que mucho de lo que conocemos hoy como iglesia es llevada por estos vientos, lo que hace este libro no solo un buen escrito sino un pregón necesario.

Es un libro amparado en la biblia de principio a fin

Cada libro y tema tiene sus características, pero particularmente me encantan los libros impregnados de la biblia, los que me permiten leer el pasaje bíblico completo y una explicación relevante del mismo.

En este libro encontrarás no solo muchas citas bíblicas, diría que no hay ni una sola página que no tenga una, sino que son usadas de manera puntual, acorde con el contexto y explicadas desde una hermenéutica correcta. Me refiero a que no son alegorías o usos aplicativos demasiado forzados, eso hace este libro una herramienta sólida para el estudio y el aprendizaje del tema. De hecho, cada capítulo es la explicación y aplicación de una porción de las Escrituras.

Una de las cosas que más me llamó la atención es la forma en que la iglesia es contrastada con la ayuda idónea que Dios dio a Adán en el huerto del Edén (Capítulo primero), solo que esta, la iglesia, es dada al segundo Adán, Jesucristo.

Esta interesante perspectiva presenta el plan de Dios para la iglesia como algo que se formuló desde el principio y no como la improvisación en el camino.

Toda la teología de la biblia apunta a un redentor y también a cómo ese redentor se relaciona con un pueblo, con una familia, con la iglesia.

Desde aquí todo lo demás al respecto de la Iglesia: su identidad, definición, propósito y gloria está anclado al evangelio y al plan redentor. El libro tiene un hilo conductor; la Biblia.

Progresivo y devocional

Otra cosa que debo destacar de este libro es su progresión y el elemento devocional. Es evidente que el libro fue escrito por un predicador.

Cada capítulo va desarrollando aspectos relacionados con la iglesia y la membresía, desde su naturaleza y plan, hasta los deberes de los miembros y los líderes. Ser miembro de una iglesia requiere conocerla, pero también conocernos a nosotros, nuestro llamado y compromiso con la esposa del Cordero, con otros creyentes.

Además de eso, los argumentos desarrollados van mas allá de convencer, nos llevan a una adoración por la maravillosa obra del Señor por medio de la iglesia. Cómo la constituyó, cómo nos hace partícipes de esa obra, cómo crecemos conforme a su plan, cómo contribuimos para el crecimiento de otros y cómo reflejamos su Gloria.

Un libro para ser estudiado

Este es un libro que debe leer todo aspirante a la membresía, pero también cada pastor, líder o persona que esté ligada a una iglesia local de una u otra manera.

Estoy pensando incluso en iglesias que aún no tienen una membresía formal, aquí pueden encontrar una muy buena fuente. Al mismo tiempo, iglesias que planean fortalecer su membresía y reafirmar el pacto de sus miembros, pueden encontrar también un buen derrotero.

Aunque El Cuerpo de Cristo perfectamente puede ser el curso de membresía de una iglesia local, lamentablemente no trae consigo una guía de estudio. Esperamos que la editorial pueda trabajar en esto y poner este libro no solo en manos de los creyentes sino al servicio  formal de la iglesia. Con todo y eso, no es una tarea difícil usarlo como ruta para el establecimiento de una membresía o el fortalecimiento de la que ya esté a través de la enseñanza sistemática.

Definitivamente, si lees esto y estás planeando conocer sobre membresía bíblica o enseñar al respecto, incluso si eres un miembro de iglesia con ánimos de ser afirmado; este libro no solo es el indicado sino el mejor que pudiera recomendarte.

Índice

  • La iglesia: ayuda idónea del segundo Adán (Ef. 5:25-32)
  • Miembros del cuerpo de Cristo (1 Cor. 12:12-27)
  • ¿Qué hace que una iglesia sea una iglesia? (Mat. 18:20)
  • La obra misionera de Cristo a través de la iglesia (Mat. 28:18-20)
  • Haced discípulos […] bautizándolos (Mat. 28:18-20)
  • Autoridad y cuidado pastoral en la iglesia (Heb. 13:7, 17 y 24)
  • Unidad, diversidad y crecimiento (Ef. 4:1-16)
  • Amor y disciplina en la iglesia (Mat. 18:15-20)
  • La gloria de Cristo en Su iglesia (Ef. 3:20-21)
  • La realidad de la iglesia en este mundo caído

Comprar libro El Cuerpo de Cristo | Sugel Michelén