Fue hace sólo unos años atrás que el mundo cristiano fue sorprendido al enterarse de  la magnitud y el alcance del problema de la pornografía moderna. Descubrimos que un gran porcentaje de hombres jóvenes, y un porcentaje en aumento de mujeres también jóvenes, están inmersos en la pornografía y lo han estado desde muy temprana edad. Nos dimos cuenta que muchos hombres y mujeres mayores también son parte de esto. Esto dio lugar a un gran número de libros sobre el tema, así como a una gran cantidad de recursos dirigidos a combatir el problema. 

Portada del libro.

Uno de los últimos libros es El Problema del Porno de Vaughan Roberts. Esta es la tercera y más reciente publicación de una serie de libros cortos que ha escrito bajo el encabezado “Talking Points” (Puntos de discusión). Cada uno de ellos aporta un punto de vista claramente cristiano a una problemática contemporánea: el suicidio asistido, el transgénero y ahora la pornografía. Su propósito es recalcar este punto: “La Biblia tiene maravillosas noticias para aquellos que están empezando a sentir que nunca encontrarán la victoria en la lucha contra la pornografía. El evangelio de Jesucristo ofrece perdón absoluto y también un nuevo poder por medio del Espíritu Santo que nos capacita para luchar contra el pecado y crecer en santidad. La verdad es que es posible vivir sin porno.  Jesús es realista sobre el poder que el pecado puede ejercer sobre nosotros, pero también tiene un mensaje de esperanza glorioso, no importa cuán bajo hayamos caído”.  

Roberts aborda el tema discutiendo primero el diseño de Dios en la creación de la sexualidad humana y demostrando que “la Escritura tiene una perspectiva extraordinariamente elevada del sexo”. Cuando entendemos el propósito de Dios en la sexualidad, pronto nos damos cuenta que “la pornografía, que es por naturaleza egoísta e impersonal, no sólo degrada el sexo, sino que también nos hace daño”.  Luego se enfoca en el  aspecto perverso de la  pornografía, mostrando que desvaloriza el sexo, que convierte  a la gente en objetos, que hace daño  a los jóvenes y que corrompe a sus usuarios. ¡Y las consecuencias negativas van mucho más allá! Luego el autor aborda  la adicción a la pornografía y cómo esclaviza a los que se entregan a ella. Los capítulos finales discuten la forma de lograr la verdadera libertad y de vivir una vida sin pornografía. Él dirige al lector en un recorrido  completo, del cautiverio a la libertad, de la adicción a la liberación. 

En general, se trata de un libro corto excelente y una contribución muy bien recibida en lo que ha llegado a ser un campo saturado. Hasta que el problema del porno se acabe, seguiremos apoyándonos en libros como este para abordar el problema y dar esperanza. El Problema del Porno es accesible por su brevedad y de un precio razonable por su tamaño. Esto lo convierte en un recurso ideal para tenerlo a mano y ponerlo a disposición de cualquiera que pueda beneficiarse de él. 

Obtener Libro