Un Dios Imparcial

Estudio biblico

Un Dios Imparcial
Mujeres en su Palabra

 
 
00:00 /
 
1X
 

¡Saludos! Soy Liliana Llambés, por la gracia y misericordia del Señor me permite hoy compartir contigo parte del estudio que estamos llevando del libro Rut, desarrollándolo por medio de Iniciativas Femeninas de Soldados de Jesucristo.

Hoy nos enfocaremos en el capítulo 1 versículos del 15 al 18.

Pero antes de comenzar a estudiar la Palabra te invito que nos presentemos ante el Señor en oración.

Oración

Padre Celestial gracias por ser nuestro Padre, por enviar a tu Hijo a morir un justo por unas injustas para gozar del perdón de nuestros pecados y la inmensa bendición de pasar la vida eterna junto a ti. Gracias por la Palabra en nuestro idioma y por poder estudiarla por este medio junto a otras hermanas. “Bendeciré al Señor en todo tiempo; continuamente estará su alabanza en mi boca. En el Señor se gloriará mi alma; lo oirán los humildes y se regocijarán. Engrandeced al Señor conmigo, y exaltemos a una su nombre. Busqué al Señor, y Él me respondió, y me libro de todos mis temores. Los que a Él miraron, fueron iluminados, sus rostros jamás serán avergonzados. Este pobre clamó, y El Señor le oyó y lo salvó de todas sus angustias. El ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen, y los rescata. Probad y ved que el Señor es bueno. Cuan bienaventurado es el hombre que en Él se refugia. Temed al Señor, vosotros sus santos, pues nada les falta a aquellos que le temen” (Salmo 34:1-9).

Leamos entonces en Ester capitulo 1:15-18 leemos de La Biblia de las Américas

“Entonces Noemí dijo: Mira, tu cuñada ha regresado a su pueblo y a sus dioses; vuelve tras tu cuñada. Pero Rut dijo: No insistas que te deje o deje de seguirte; porque adonde tú vayas, iré yo, y donde tú mores, moraré. Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios. Donde tú mueras, allí moriré, y allí seré sepultada. Así haga el Señor conmigo, y aún peor, si algo, excepto la muerte, nos separa. Al ver Noemí que Rut estaba decidida a ir con ella, no le insistió más”

Primero vamos a ubicarnos en el contexto para ver porque Noemí le pide a Rut que la deje.

Noemí, quedó viuda y le quedaron sus dos hijos y estos se casaron con dos moabitas, los cuales eran descendientes de Lot, sobrino de Abraham. Gén. 19:36-37 “Y las dos hijas de Lot concibieron de su padre. Y la mayor dió a luz un hijo, y lo llamo Moab; él es el padre de los moabitas hasta hoy”.

Entonces los moabitas son parientes de los israelitas.

Los hijos de Noemí también mueren, y como no tenía otros hijos para que ellas se casaran como era la costumbre, les da la libertad de volver a casa de su madre y les dio su bendición. “Y ellas alzaron sus voces y lloraron otra vez; Orfa besó a su suegra, pero Rut se quedó con ella” (Rut 1;14).

Ahora si vamos a estudiar la petición de Noemí y la respuesta de Rut.  Noemí le insiste a Rut, como su cuñada Orfa ha regresado a su pueblo y a sus dioses, que lo haga ella también. Los moabitas practicaban dentro de su religión el sacrificio de niños a sus dioses, y esto lo podemos ver en 2Rey. 3:26-27 “Al ver el rey de Moab que la batalla arreciaba contra él, tomó consigo setecientos hombres que sacaban espada, para abrir brecha hacia el rey de Edom mas no pudieron. Entonces tomó a su hijo primogénito que había de reinar en su lugar y lo ofreció en holocausto sobre la muralla. Y hubo gran ira contra los israelitas, quienes se apartaron de allí y regresaron a su tierra”.

Rut contesta a Noemí “No me insistas, adonde tú vayas, iré yo, y donde tú mores, moraré. Tu pueblo será mi pueblo”. Rut toma la firme decisión y le pide a Noemí que no le insista, expresando negación de separarse de ella en esta tierra. Aquí vemos como la gracia de Dios había trabajado en el corazón de Rut de no separarse de su suegra, escogió la mejor parte.

Rut contesta a Noemí “Tu Dios será mi Dios”. La contestación de Rut “Tu Dios será mi Dios” es una muestra clara de la gracia y misericordia del Señor para con ella, de haber sido una mujer que adoraba ídolos, ahora era una mujer del Señor. Está decidida a seguir a Noemí donde ella vaya, donde ella muera y deja todo en la voluntad del Señor. “Así haga el Señor conmigo” solo la muerte terrenal las podía separar. Ahora eran hermanas en la fe.

Amada hermana, así como Rut era moabita donde adoraban ídolos, la gracia y misericordia del Señor la eligió para ser Su hija, no importando de qué tribu era, qué pecados de idolatría hacia otros ídolos practicaba, hay esperanza para otras mujeres a pesar de dónde se encuentren en sus pecados. La solución a su condición, es Cristo, y nosotras tenemos la responsabilidad de hablarles del evangelio y la salvación que hay en Cristo.

A pesar de cualquier adversidad, Rut estaba dispuesta a pasarla y seguir al Dios de Noemí. Dios es un Dios imparcial, Él ha elegido a paganos de toda lengua, tribu, nación, ricos, pobres, en cualquier tipo de pecado y llevarlos a ser creyentes que aman a la iglesia. Recordemos que Rut es la bisabuela de David de donde viene la descendencia de Jesús.

Te invitamos a escuchar el próximo episodio, donde nuestra querida Susana de Cano estará desarrollando la siguiente porción del libro de Rut.

¡El Señor te bendiga!