Soldados de Jesucristo

Una oración bíblica por los esposos

Todos sabemos que la oración es importante, aunque muchas veces la hemos subestimado, o nos hemos acostumbrado tanto a orar que ya lo hacemos de manera mecánica y no con un corazón agradecido y en busca del rostro de nuestro Señor (Sal. 27:8). A través de toda la Biblia tenemos ejemplos de siervos de Dios cuyas hermosas oraciones reflejan un sentir de glorificarle en todo cuanto le expresaban. Vez tras vez leo esas oraciones en los Salmos y el resto de la Escritura porque creo que para poder orar bíblicamente es necesario conocer lo que está escrito. Necesitamos orar la Palabra de Dios.

En este artículo deseo compartir con las esposas una oración específica por los esposos. Recuerda que nadie orará con más entrega por tu esposo que tú misma delante de Dios. Oremos la Palabra de Dios, oremos lo que está escrito en ella para pedir bendición sobre ellos.

Por su mente

Padre, en el nombre de Jesús, oro por la mente de mi esposo, guárdala de imitar las conductas y costumbres de este mundo, permite que él reconozca que todas las enseñanzas y filosofías que el mundo le ha mostrado como ideales y que están fuera de tu Palabra no son lo que su mente, su cuerpo ni su espíritu necesitan. Abre su entendimiento, Padre, a las maravillas de tu ley, transforma su alma con tu Palabra que es perfecta (Sal. 19:7).

Permite, amado Dios, que su mente sea renovada y transformada de manera que él tenga una nueva forma de pensar para que conozca tu voluntad buena, agradable y perfecta (Ro. 12:2). Señor, que él se concentre siempre en todo lo que es verdadero, todo lo honorable, lo justo, lo puro, todo lo bello y lo admirable, que siempre piense cosas excelentes y dignas de alabanza (Fil. 4:8). Padre, por tu gracia, dale la oportunidad de que venga a ti en arrepentimiento y con un corazón dispuesto a seguirte, que su mente sea guardada de creer las mentiras del mundo leyendo o viendo aquello que no edifique ni alimente su espíritu. Por esto, oro para que cuando reciba tu Palabra se deleite y medite en ella tanto de día como de noche. Amén (Sal. 1:2).

Por sus ojos

En el nombre de Jesús, pongo en tus manos los ojos de mi amado esposo para que ellos siempre estén mirando hacia adelante y los fije en lo que está frente a él, que trace un sendero recto para sus pies y permanezca en el camino seguro. Padre dale la oportunidad de conocerte de manera tal que nunca se desvíen sus pies para seguir el mal (Pr. 4:25-27), que vea las maravillas que tienes para él si decide seguirte todos los días de su vida. Que mientras él persigue lo que está delante y deja el pasado atrás (Fil. 3:13) abra sus ojos para que vea las verdades maravillosas que hay en tus enseñanzas (Sal. 119:18). Padre, que sus ojos siempre vean a través de tus ojos y mire las necesidades de otros y no se ciegue a ellas, te lo pido en nombre de Cristo Jesús y para tu gloria, amén.

Por sus oídos

Padre, mi oración es para que él te conozca y tenga la sabiduría de reconocer que debe ser rápido para escuchar, lento para hablar y lento para enojarse (Stg. 1:19). Dale discernimiento para diferenciar cuando una doctrina falsa llega a su oído aun cuando no conozca mucho de ti. Ten misericordia de él y guíalo en todo aquello que escuche porque sabemos que llegará el tiempo en que la gente no querrá escuchar más la sólida y sana enseñanza. Seguirán sus propios deseos y buscarán maestros que les digan lo que sus oídos quieren oír (2 Ti. 4:3). Padre, ten piedad y que los oídos de mi esposo estén abiertos para escuchar tu verdad, en el nombre de Jesús, amén.

Por su boca

Amado Dios, reconozco el poder que hay en las palabras que salen de mi boca, reconozco que podemos dar vida o muerte (Pr. 18:21), es por eso que hoy ruego a ti por mi esposo y su lengua. Amado Dios, oro para que no emplee un lenguaje incorrecto ni ofensivo. Que todo lo que diga sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan (Ef. 4:29). Que use sus labios para recitar en voz alta todas las ordenanzas que nos has dado, que nunca deje de alabarte y todo el día declare tu gloria (Sal. 119:13; 71:8) porque hemos de reconocer que aún hay momentos en los que nuestros labios profieren palabras insensatas, permite que mi esposo cada día modere su lenguaje por tu gracia y para tu gloria amado Dios, en el nombre de tu Hijo Jesucristo, amén.

Por su corazón

Padre, en tu Palabra leo que sobre toda cosa guardada estamos llamados a guardar nuestro corazón porque este determina el rumbo de nuestra vida (Pr. 4:23). Oro por el corazón de mi amado esposo; oro para que él lo guarde y cuide amándote a ti con todo su corazón y con toda su alma, con toda su mente y con todas sus fuerzas, para que pueda amar a otros como se ama a él mismo (Mr. 12:30-31). Oro a ti, mi Señor, para que el corazón de mi esposo sea moldeado por ti, que cada día él se parezca más a tu hijo Jesucristo, que juntos podamos como matrimonio honrarte y glorificarte como una sola carne en ti, toma su corazón, toma el mío también y transfórmanos para vivir siempre para tu gloria, amado Dios. En ese mismo sentir, te pido Señor, que le des integridad de corazón, pon un espíritu nuevo dentro de él, quítale su terco corazón de piedra y dale un corazón tierno y receptivo para que obedezca tus decretos y ordenanzas (Ez. 11:19). Te pido que él se niegue a andar por cualquier mal camino a fin de que permanezca obediente a tu Palabra (Sal. 119:101). Te lo pido en nombre de Jesús, amén.

Por sus manos

Padre, oro por las manos de mi amado esposo. Gracias porque a través del trabajo que realiza con ellas tú nos envías la provisión diaria a nuestro hogar, permite que él entienda que trabaja como si fuera para ti y no para los hombres (Col. 3:23). Gracias por enviar lluvias en el tiempo oportuno desde tu inagotable tesoro en los cielos y bendecir todo su trabajo. Te pido que bendigas toda obra de sus manos. Oro para que, si él está fallando en esta área, tú confrontes su espíritu y redarguyas su corazón y él pueda glorificarte con sus bienes y lo que le has dado por gracia. Que él pueda usar sus manos en un buen trabajo digno y compartir generosamente con los que tiene necesidad (Ef. 4:28) para gloria de tu nombre. Todo esto lo pido en el nombre de Jesús, amén.

Por sus pies

Amado Dios, oro por los pies de mi esposo. Permite, Padre, que él te ame tan profundamente que no tenga deseos de separarse de ti, dale la oportunidad de andar en la luz como tú estás en la luz para vivir en comunión unos con otros (1 Jn. 1:7) y morar en paz. Gracias Padre porque sé que tienes control de todo, que eres soberano y que nos has llamado a ser luz en las tinieblas, a ser y hacer discípulos a las naciones y creo en mi corazón que a mi esposo también. Sé que estás alistándolo poniéndole el calzado para predicar la buena noticia de la paz con Dios (Ef. 6:15), porque Dios, “¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que trae buenas noticias, buenas noticias de paz y de salvación, las noticias de que el Dios de Israel reina!” (Is. 52:7). Señor, anhelo ver que él todos los días de su vida pueda declarar que se ha negado a sí mismo a fin de permanecer obediente a tu Palabra. Que sea ejemplo para los de fuera y dentro de nuestro hogar de que la vida en Cristo es una vida victoriosa, llena de misericordia y gozo en tu presencia, tanto que el camino errado por el cual anduvo ya no es necesario en su vida, sino el camino de la santidad, del perdón, de la misericordia y de la gracia. Gracias Padre por los pies de aquellos que anuncian el evangelio de la paz. En el precioso nombre de nuestro Señor Jesucristo, y para tu gloria oro a ti, amén.

Anímate a orar por tu esposo y a bendecirlo en todo momento, en los buenos y en los malos. Somos uno con ellos, bendecirlos será bendecirnos también.

¿Tienes algún versículo que desees compartir con nosotros para completar alguna oración? Dios te bendiga y guarde, amada amiga.

Karla Martinez

Karla Martinez es una blogger en SoyMujerDeValor.com, donde comparte herramientas para apoyar a las mujeres en su caminar con Dios. Miembro de la iglesia Bautista Ebenezer en Puebla, MX. Vive Renovada, Fortalecida y Plena al lado de su esposo Jorge Carlos.

Karla Martinez

Karla Martinez es una blogger en SoyMujerDeValor.com, donde comparte herramientas para apoyar a las mujeres en su caminar con Dios. Miembro de la iglesia Bautista Ebenezer en Puebla, MX. Vive Renovada, Fortalecida y Plena al lado de su esposo Jorge Carlos.

Suscríbete a nuestro Boletín

Suscribete y no te pierdas nada

Suscribete y no te pierdas nada

Recibe diariamente nuestro contenido en tu correo electrónico. ¡No enviamos spam!

Te has suscrito. Pronto tendrás noticias de nosotros.