Nota editorial: Los tiempos de elecciones en Latinoamérica parecen hacerse cada vez más convulsionados; la polarización, la agitación cívica y la protestas parecen ser el común denominador. Esta breve oración del pastor John Piper, tuvo lugar en las vísperas de las Elecciones de 2008 en los Estados Unidos, pero consideramos que su contenido es relevante para el momento que hoy vivimos en América Latina.


Padre en los Cielos, ahora que nos acercamos a las elecciones, oramos: 

Que tu pueblo vote, 

Y que vote con un sentido de gratitud por un sistema democrático que al menos parcialmente detiene la necesidad y el mal en todos nuestros corazones, de manera que el poder que corrompe tan rápidamente no se le da a un solo grupo con tanta facilidad; 

Que conozcamos y vivamos el significado de: 

Estar en el mundo, pero no ser del mundo, 

Involucrarnos en la política como si no lo estuviéramos, 

Estar en la tierra, y aun así tener nuestras vidas escondidas con Cristo en Dios, 

Dar al César las cosas que son del César y a Dios las cosas que son de Dios; 

Que discernamos cuáles verdades y cuáles valores deberían avanzar al ser hechos ley y cuáles deberían avanzar únicamente por la levadura de la influencia honesta;  

Que tu pueblo vea lo que el amor y la justicia y la sabiduría requieren en relación con los temas de educación, industria y comercio, atención médica, matrimonio y familia, aborto, beneficios sociales, energía, gobierno e impuestos, fuerzas armadas, terrorismo, relaciones internacionales y cada reto que enfrentaremos en los años porvenir; 

Que sobre todas las cosas, atesoremos a Jesucristo y proclamemos a todos acerca de Su soberanía y supremacía sobre todas las naciones; y que mucho tiempo después de que Norteamérica sea apenas una nota al pie en el mundo futuro, Él reine con Su pueblo formado por gente de toda tribu y lengua y nación.  

Mantennos fieles a la Palabra de Dios, y que acudamos a ella cada día en busca de luz en estos tiempos oscuros. 

En el nombre de Jesús, 

Amén.